Image default
Ciudad Cultura Entrevistas Reportajes Sin categoría Viajes

El secreto a voces de la colonia Guerrero

Este restaurante, ubicado en la colonia guerrero a un costado de Paseo de la Reforma, es el sitio que amigos, sus invitados y conocedores frecuentan para disfrutar de uno de los platillos más emblemáticos de la cocina del suroeste mexicano: el pozole

Existe un lugar escondido en un rincón de la capital que hace homenaje a la gastronomía guerrerense y es tal vez uno de los secretos a voces más populares que tiene la Ciudad de México, se trata de El pozole de Moctezuma. Este restaurante, ubicado en la colonia guerrero a un costado de Paseo de la Reforma, es el sitio que amigos, sus invitados y conocedores frecuentan para disfrutar de uno de los platillos más emblemáticos de la cocina del suroeste mexicano: el pozole, servido en dos presentaciones blanco o el tradicional guerrerense verde.

Por fuera el edificio luce discreto, su fachada gris es como la de cualquier otro edificio de departamentos, sino fuera por el aroma a pozole que inunda las calles a su alrededor, pasaría completamente desapercibido. En la entrada se encuentra un timbre con un pequeño letrero que dice Pozole una señal de que has llegado al lugar indicado, hay que tocarlo para ingresar al restaurante.

Un pequeño pasillo conduce a la entrada, donde ya hay un grupo de personas ansiosas a que Jerónimo y Yolanda, propietarios del lugar abran puntualmente las puertas del restaurante.

Tradicional Guerrero

Dentro, me toman la orden rápidamente, no dudo y pido el estelar de la casa, el pozole verde, un estilo que se prepara con mole verde de pepita. Poco a poco Guadalupe, mesera del lugar comienza a traer los ingredientes a la mesa, los mezcla uno a uno en la cazuela de barro con caldo hirviendo, creando un espectáculo a la vista en donde se unen huevo, sardina, chicharrón, limón, aguacate, cebolla, orégano, chile verde y un chorrito de mezcal.

“Aquí tratamos de convertir lo que es un plato tradicional en un platillo de alta cocina»

Jerónimo Álvarez

Jerónimo Álvarez uno de los propietarios del lugar cuenta que esta receta estilo Guerrero, toma lo mejor de cada región del estado, como la sardina usada en la costa guerrerense, el chicharrón del Altiplano, el huevo usado en Chilapa y el tradicional mezcal traído directamente de Chichihualco en la Sierra de Guerrero. “Aquí tratamos de convertir lo que es un plato tradicional en un platillo de alta cocina con sabores que combinan muy bien como el huevo, la sardina, el chicharrón y el mezcal que al mezclarse con el pozole resulta una combinación de sabor maravillosa” afirma.

La razón por la que se agrega mezcal al final de todos los ingredientes es para que esta bebida funcione como un catalizador que sirve para intensificar los sabores.
70 años de sabor

Este restaurante de más de 70 años, inició en el año de 1947, cuando Balbina Valle originaria de Guerrero, comenzó a preparar algunos platillos para sus paisanos. “Mi bisabuela Balbina Valle, hacía comidas para ciertos guerrerenses que la visitaban, hasta que un día le pidieron que les preparara un pozole de Guerrero, desde ese día comenzó este negocio” cuenta Jerónimo.

Ya son cuatro generaciones desde entonces y el sabor nunca ha cambiado pues se siguen utilizando los mismos métodos de preparación artesanal que caracterizan a este platillo. “Este es un pozole artesanal, nosotros compramos el maíz seco, luego se hace el nixtamalizado con cal, después se lava, se le quita la cabeza grano por grano y por último lo cocemos por alrededor de 12 horas en la noche, en la mañana le ponemos sal y preparamos la carne de puerco o pollo, por un lado” comenta.

Con el pasar del tiempo el restaurante se ha ido adaptando a la alta demanda de sus clientes, teniendo hoy dos salones ubicados en la planta baja y el primer nivel. “Había solo tres mesas, iniciamos en el departamento de mi bisabuela, después fuimos creciendo y ahora tenemos dos niveles uno con 22 mesas y el otro con 11” explica.
La popularidad de este restaurante es gracias a su clientela afirma Jerónimo, pues el lugar no cuenta con publicidad, todo es de boca en boca “Unos amigos de mi bisabuela comenzaron a venir, después invitaron a más gente y poco a poco se fue corriendo la voz, este negocio no tiene publicidad en la calle ni la tendrá, todo es por recomendación” asegura.

Otras delicias para probar

Al igual que el pozole verde, hay otros platos que no debes perderte como el tradicional pozole blanco, las Tostadas de Tixtla, que se sirven en una orden de 6, con chorizo, frijoles y jitomate, los taquitos de chorizo de cazuela cocidos durante 12 horas o bien la lengua Moctezuma, un platillo preparado con lengua rasurada de cerdo, condimentado con cebolla, chile verde, orégano, chile piquín y salsas. Como postre hay muchas opciones entre pasteles, flanes, arroz con leche, cheese cake y una opción muy popular el Huevo estrellado, una delicia dulce que debes descubrir tú mismo para decir que conociste el Pozole de Moctezuma.

El ambiente del lugar es completamente familiar, su decoración compuesta por máscaras, machetes, jarrones, tazones todos estos originarios de Guerrero, son algunos de los objetos que decoran los salones en lo que alguna vez fue un departamento, eso y una colección de encendedores que a lo largo de los años los clientes han donado al lugar “Hemos decorado todo como si fuera un patio de hacienda con algunos toques de la cultura guerrerense, tratamos de que la gente conozca un poco más de este estado” comenta.

Ubicación


El Pozole de Moctezuma se encuentra en la Colonia Guerrero, en la calle de Moctezuma 12 y se encuentra abierto de lunes a sábado de 2 de la tarde a 7 de la noche.

Noticias similares

Sitio de noticias y reportajes